Comportamiento al agua
Comportamiento al agua

Comportamiento al agua

La lana de roca puede diseñarse para absorber o repeler el agua.

La gestión del agua es esencial para garantizar el suministro de alimentos.

La creciente población pone bajo presión la producción tradicional de alimentos, mientras que el cambio climático ha provocado un aumento en la necesidad de defensas contra inundaciones. La lana de roca se puede diseñar para absorber o repeler el agua según sea necesario, así como para hacerla recircular en un invernadero, solucionando con ello distintos problemas de gestión del agua.

Nuestros productos ayudan a agricultores de todo el mundo a cultivar productos frescos –empleando un 75% menos de agua que los agricultores que cultivan en la tierra.

En el medio urbano, nuestra lana de roca puede ayudar a minimizar los efectos de lluvias torrenciales drenando rápidamente el agua de techos y otras superficies en espacios rellenos de lana de roca. Desde allí, el agua puede filtrarse lentamente en el subsuelo, reabasteciendo las reservas de aguas freáticas.

Los productos ROCKWOOL contribuyen a solucionar problemas relacionados con la gestión del agua.

Para 2050 nos veremos obligados a producir el doble de la cantidad de alimentos con la mitad de los recursos actuales.

¿Sabía que...?
¿Sabía que...?

¿Sabía que...?

Si todos los tomates que se cultivaron en lana de roca en los invernaderos de Benelux en 2016, fueran sustituidos por tomates cultivados en los campos abiertos del área del Mediterráneo, se tendrían que haber utilizado 65 mil millones de litros de agua.
Si todos los tomates que se cultivaron en lana de roca en los invernaderos de Benelux en 2016, fueran sustituidos por tomates cultivados en los campos abiertos del área del Mediterráneo, se tendrían que haber utilizado 65 mil millones de litros de agua.

Las 7 fortalezas de la roca

Back