Propiedades térmicas
Propiedades térmicas

Propiedades térmicas

Mantener una temperatura constante en espacios interiores es beneficioso para usted y para el medio ambiente.

Con ello se consigue unas condiciones de vida y de trabajo más saludables y confortables, ayudando a la gente a prosperar, especialmente en entornos urbanos. Mantener la temperatura puede reducir notablemente los costes de calefacción, aire acondicionado y ventilación, así como la huella de carbono del edificio.

El aislamiento ROCKWOOL es un material altamente flexible que funciona en todos los espacios como barrera frente a fluctuaciones de temperatura.

Nuestros productos, que reducen la circulación del aire y del calor, mantienen su forma y densidad, por lo que ofrecen constantemente el máximo rendimiento durante toda la vida del edificio. Parte de nuestro compromiso incluye el desarrollo de ciudades sostenibles que fomenten la prosperidad de las personas.

Los productos ROCKWOOL mantienen el aire caliente y frío donde más se necesita. 66% del consumo energético de edificios corresponde a calefacción, aire acondicionado y ventilación.

¿Sabía que...?
¿Sabía que...?

¿Sabía que...?

Las propiedades térmicas de nuestros productos se deben a las diminutas bolsas de aire existente en la estructura física de la lana de roca. Estas bolsas de aire consiguen que el aislamiento mantenga fuera el aire caliente en climas templados y que retenga el aire caliente en el interior en climas fríos.
Las propiedades térmicas de nuestros productos se deben a las diminutas bolsas de aire existente en la estructura física de la lana de roca. Estas bolsas de aire consiguen que el aislamiento mantenga fuera el aire caliente en climas templados y que retenga el aire caliente en el interior en climas fríos.

Productos de lana de roca que permiten crear ambientes interiores saludables para todos.

Además de mantener la temperatura óptima, las propiedades térmicas de la roca ofrecen protección a personas y propiedades contra moho y otros hongos. Esto permite a los arquitectos crear edificios que no solo nos ofrecen refugio contra las inclemencias meteorológicas, sino que también crean ambientes interiores seguros y confortables que facilitan que podamos llevar estilos de vida saludables.

Los edificios, como las personas, necesitan mantenerse saludables. La lana de roca es permeable al vapor, lo que significa que permite el paso de la humedad a través de las paredes y fuera del edificio. Así, los edificios quedan protegidos de los daños que producen la corrosión, el moho y la humedad.

Las 7 fortalezas de la roca

Back