Resiliencia al fuego
Resiliencia al fuego

Resiliencia al fuego

La urbanización trae consigo nuevos desafíos para el sector de la construcción.

En las zonas urbanas, donde el espacio es cada vez más escaso, no deja de aumentar el número de personas que trabajan y habitan en edificios de gran altura. Es posible que este tipo de estructuras constituya una brillante solución al reto de proporcionar una vivienda segura a una población en crecimiento. Pero si se produce un incendio en las alturas, las consecuencias pueden ser muy graves.

El aislamiento ROCKWOOL es extremadamente resiliente al fuego. Sirve para contener el fuego y evitar su propagación. Además, no produce grandes cantidades de humo tóxico. Desde bloques de apartamentos a rascacielos, desde instalaciones industriales a escuelas, las características naturales de la roca nos ayudan a construir ciudades sostenibles y seguras, llenas de edificios resilientes al fuego.

Play

7 fortalezas

Los productos ROCKWOOL pueden marcar la diferencia entre ‘un incendio en un edificio’ y ‘un edificio incendiado’. El aislamiento ROCKWOOL resiste temperaturas superiores a 1.000°C.

¿Sabía que...?
¿Sabía que...?

¿Sabía que...?

Nuestras soluciones se producen empleando los mismos procesos que ocurren en el corazón de un volcán. Esto significa que nuestros productos permanecen estables incluso a temperaturas extremadamente altas. Esto hace que las fibras de lana de roca sean adecuadas para numerosas aplicaciones de alta temperatura, desde frenos de automóviles a recubrimientos de protección contra el fuego.
Nuestras soluciones se producen empleando los mismos procesos que ocurren en el corazón de un volcán. Esto significa que nuestros productos permanecen estables incluso a temperaturas extremadamente altas. Esto hace que las fibras de lana de roca sean adecuadas para numerosas aplicaciones de alta temperatura, desde frenos de automóviles a recubrimientos de protección contra el fuego.

Las 7 fortalezas de la roca

Back