¿Sabía que...?

Unos edificios bien diseñados y construidos contribuyen a una buena salud, crean entornos confortables y mejoran nuestra capacidad de concentrarnos y realizar tareas clave.  Los edificios afectan al bienestar de las personas. Los estándares de vida humanos dependen del grado en que un edificio alberga a sus ocupantes y del grado de eficiencia a la hora de mantener un clima interior óptimo. 

Family in new house