Un lugar de trabajo sano es más productivo

Curar edificios enfermos puede mejorar no solo el bienestar, sino también la rentabilidad.

La necesidad de lugares de trabajo sanos

Desde que se identificara por primera vez el «síndrome del edificio enfermo» como un problema en la década de 1980, las empresas han redoblado sus esfuerzos por mejorar el entorno en el lugar de trabajo. Después de todo, pasamos hasta un 90% de nuestro tiempo en el interior, así que es importante que los espacios en los que trabajamos refuercen nuestro bienestar.

La necesidad de lugares de trabajo sanos es aún más importante hoy en día, dado que estamos en una transición hacia una economía basada en el conocimiento. Dado que un 92 % de los costes operativos de una empresa1 están relacionados directamente con gastos de personal, todo lo que pueda hacerse para mejorar la productividad de los empleados resulta beneficioso. 

Las investigaciones sugieren que las ventajas de invertir en un lugar de trabajo saludable justifican el coste. Por ejemplo, un 79 % de propietarios de edificios2 que han invertido en una estrategia de construcción saludable han conseguido una mayor satisfacción y compromiso por parte de los empleados. Las encuestas realizadas a empleados indican que unos empleados más motivados pueden mejorar la rentabilidad de la empresa en un 30 %3

Los edificios sanos también alcanzan un mayor valor. Casi tres cuartas partes de los propietarios de edificios aseguraron que unos edificios más sanos eran más fáciles de alquilar y más atractivos para inquilinos de alta gama. Y un 62 % vio una influencia positiva en el valor de la propiedad4, lo que significa que unas características sostenibles pueden potencialmente afectar a las tasas de reventa5.

El coste de las personas
0

de los costes operativos están relacionados con las personas

Satisfacción e implicación del empleado
0

más de satisfacción y compromiso de los trabajadores gracias a que trabajan en edificios más saludables

Rendimiento comercial
0

de mejora en el rendimiento comercial gracias a que los empleados están más comprometidos

Ayudamos a curar edificios enfermos

Pero todavía queda trabajo por hacer. Según un 60 % de las personas que respondieron a un estudio en 20166, el acceso a la luz diurna sigue siendo una característica clave de un lugar de trabajo saludable. Y solo un 34 % de empleados están satisfechos con los niveles de ruido, incluso en lugares de trabajo nuevos7.

El aislamiento ROCKWOOL ayuda a curar edificios enfermos y a crear mejores entornos laborales. Nuestras soluciones de aislamiento y techos acústicos reducen los niveles de ruido para que los empleados puedan concentrarse, incluso en espacios diáfanos, mientras que el aislamiento térmico a base de lana de roca ayuda a mantener las temperaturas interiores a niveles óptimos. Y con sus superficies lisas y reflectantes, nuestros paneles de techo también contribuyen a dispersar la luz de forma más eficaz.

En vista de las ganancias potenciales, se aprecia un claro valor para los propietarios de edificios y para las empresas en respuesta a la demanda de edificios sanos y a la hora de incorporar diseños centrados en las personas en el lugar de trabajo.

 

1: Leesman Report, 100, 000+ A workplace effectiveness report 
2: Dodge Data & Analytics, “Smart Market Report”, 2016
3: Hay Group, "Employee Engagement" 
4: Leesman Report, 100,000+ A workplace effectiveness report
5: GRESB, ” The Value of an Integrated Sustainability Strategy for Real Estate Companies and Funds”, 2016
6: 
Dodge Data & Analytics, “Smart Market Report”, 2016

7: Leesman, "The next 250K"