Cómo construir un futuro sostenible

La eficiencia energética puede reducir el impacto medioambiental de una población en pleno crecimiento

Big picture outdoor city
Dubai skyline and it's busiest highway

El incremento de la demanda energética

Los edificios tienen, a nivel global, un mayor impacto en el medioambiente. A día de hoy consumen alrededor de una tercera parte de la energía que usamos y producen una quinta parte de nuestras emisiones globales de CO2. En base a las tendencias actuales, este impacto se intensificará en el futuro a medida que el crecimiento de la población mundial se concentre más rápidamente en las ciudades.

Es probable que en 2050 la población mundial sea de 9,7 millones de personas. Con más de 1,5 millones de personas trasladándose a entornos urbanos cada semana, cada vez es más probable que la mayoría de la población resida en ciudades, cuyos habitantes suelen pasar el 90 % de su tiempo en espacios interiores. El hecho de que todos deseemos vivir en un entorno interior confortable genera una mayor demanda energética en los sistemas de aire acondicionado y calefacción. En el caso de los hogares, esto puede resultar caro. La calefacción, el aire acondicionado y la ventilación de nuestros hogares representan el mayor gasto energético, siendo responsable de hasta el 16 % del gasto de todo un hogar .

Los edificios son responsables de una tercera parte del consumo mundial de energía.

Cómo superar los retos

Se ha estimado que, antes de 2050, esta combinación de crecimiento de la población y de urbanización podría doblar o incluso triplicar el consumo energético y la generación de emisiones en el sector de la construcción. En un momento en el que el mundo necesita urgentemente reducir las emisiones de CO2 y mejorar la eficiencia energética, se nos presenta un reto en principio imposible de superar. ¿Cómo puede una población en proceso de crecimiento y desarrollo urbanístico vivir de manera sostenible?

La solución está justo delante nuestro, en nuestros hogares y lugares de trabajo. Por el momento, muchos de estos desperdician energía, ya sea porque permiten que el valioso calor se escape en los climas más fríos o bien utilizando demasiado potencia para enfriar la vivienda en lugares más cálidos. La actual tecnología de eficiencia energética puede empezar a marcar una diferencia importante, ya que tan solo un aislamiento adecuado ya contribuiría a ahorrar hasta un 70 % de nuestras necesidades caloríficas en edificios. Renovando los edificios existentes y asegurándonos de que los nuevos satisfagan las normativas de alto rendimiento, podemos reducir drásticamente las demandas energéticas y las emisiones de CO2, incluso cuando la población urbana no dejar de crecer.

Hoy que los objetivos medioambientales son más importantes que nunca, mejorar la eficiencia energética de los edificios nos ofrece la posibilidad inmediata de que nuestras ciudades y poblaciones sean más saludables, más seguras y más sostenibles.

1Heating and cooling info graphic

Definición del concepto de eficiencia energética

El término «eficiencia energética» suele significar la capacidad de suministrar el mismo servicio (por ejemplo, calefacción, refrigeración, movilidad) con menos consumo energético. No obstante, en el caso de los edificios, esta simple definición desestima en gran medida las muchas ventajas adicionales que nos ofrece la eficiencia energética, las cuales van desde hogares más confortables y saludables a la creación de empleo, la seguridad energética, el desarrollo social, la mejora de la calidad del aire y el crecimiento económico.

Uso energético
0

del consumo energético mundial tiene lugar en los edificios.

Los residentes urbanos pasan hasta
0

de su tiempo en espacios interiores.

El coste de las personas
0

de los costes operativos están relacionados con las personas