Ciudades que ahorran en agua

El cambio climático y la urbanización hacen que una mejor gestión del agua sea algo esencial.

Big picture city outdoor
Hong Kong island and skyline.

Nuestro recurso más preciado

El agua potable es nuestro recurso más preciado. No obstante, las condiciones climatológicas extremas y el rápido crecimientos de las ciudades son un claro indicador de que, salvo que tomemos medidas más activas para gestionarla, también podría acabar siendo escasa.

Cada semana 1,5 millones de personas se trasladan a vivir a una ciudad. Se estima que, antes de 2030, ya habrán 41 ciudades con una población superior a los 10 millones de personas. Este rápido crecimiento de áreas urbanas necesita enormes cantidades de agua potable y, en muchos casos, extraerla de aguas subterráneas. Dado que el agua de la lluvia no puede volver a empapar el suelo que ha sido cubierto con hormigón, el suelo de debajo de una ciudad se encoge a medida que el agua se va extrayendo. Este es el motivo por el cual las ciudades más pobladas del mundo, como Pekín, Jakarta y Ciudad de México se están hundiendo a una velocidad de unos 10 cm por año2.

Al mismo tiempo, el cambio climático está alterando las precipitaciones, causando más episodios de precipitaciones torrenciales en algunas regiones y, a la vez, generando más extensos períodos de sequía en otras. Durante los episodios de lluvias excepcionalmente torrenciales, es más probable que la lluvia se deslice sobre el terreno y se acabe perdiendo que no que el terreno la absorba, con lo cual se experimenta una mayor reducción de tanto el ritmo de reaprovisionamiento del agua subterránea como de las mismas reservas de agua, especialmente durante los extensos períodos durante los cuales no se producen precipitaciones.

Un diseño urbano inteligente

No podemos invertir estos impactos de cambio climático a corto plazo más de lo que podemos detener el flujo de personas que se traslada a vivir a ciudades en busca de una vida mejor. Lo que sí podemos hacer, no obstante, es construir mejores ciudades. El diseño urbano inteligente puede ayudar a garantizar que la preciada lluvia pueda capturarse en lugar de perderse y que el agua pueda gestionarse con mayor cuidado. De este modo, las ciudades pueden ser más resilientes y más sostenibles. 

 

Trasladarse a la ciudad
0

de personas se traslada cada año a la ciudad

Las ciudades se están hundiendo
0

La excesiva extracción de agua subterránea está llevando a grandes ciudades a experimentar un hundimiento de 10 cm anuales