Construidos para durar

Para una sostenibilidad a largo plazo, la respuesta es la «economía circular».

Circularity built-in. Divider page for Growing the circular economy. Sustainability Report 18 (SR18).
Original photo 20190401_GMC_PHO_1356

El modelo económico lineal «extraer, fabricar, eliminar» está llegando a sus propios límites. Simplemente, el medioambiente no es capaz de sostenerlo durante más tiempo. En cambio con un enfoque circular en el que se minimizan los residuos y los recursos se reutilizan de manera eficiente, se puede crear una economía que sea tanto sostenible como rentable. 

Y en ningún ámbito urge más un cambio hacia un modelo circular que en el de la construcción. Se consumen 3000 millones de toneladas de materias primas al año. Es el principal consumidor de recursos y produce anualmente alrededor de una tercera parte de los residuos totales, buena parte de los cuales terminan en los vertederos. Como resultado, los edificios son una prioridad clave en las políticas y directrices de la UE, que preconizan una economía circular.

Supraciclamos los materiales de desecho

El modelo de negocio del Grupo ROCKWOOL ya incorpora la filosofía de la economía circular. Supraciclamos los materiales de desecho, reciclamos nuestros propios residuos en bucles cerrados y diseñamos productos para una larga vida útil y un reciclaje indefinido. Una de las características más valiosas de la lana de roca es que puede fabricarse con materiales que, de lo contrario, se desecharían en un vertedero o se someterían a un proceso de "downcycling". Globalmente, alrededor de un tercio de nuestras materias primas consisten en residuos reconvertidos de la fabricación de metales, plantas de energía y tratamiento de aguas residuales. Podemos, por ejemplo, supraciclar los desechos de la industria del metal, los lodos de plantas de tratamiento de agua e, incluso en pequeñas cantidades, cerámica vieja como la procedente de piezas sanitarias rotas.

Diseño para desmontaje

Otro aspecto clave de la economía circular es el llamado «diseño para desmontaje». Para poder reciclar productos, deben resultar fáciles de desmontar y de separar según los materiales. La utilización de materiales de construcción modulares y fáciles de desmontar también posibilita su reutilización al realizar cambios en los espacios, en lugar de tirarlos.    

La lana de roca permite contar con productos que mantienen su rendimiento a lo largo de una larga vida útil y que son fáciles de desmontar, reutilizar y reciclar. Sus cualidades convierten a los productos ROCKWOOL en un ingrediente indispensable para lograr implantar una economía circular, más sostenible.

Moscow, Park Zariadye, soaring bridge, city, nature, people, architecture. September 2017.  Green grass, trees and a church in the city centre. Sunset view on the Kremlin
«Necesitamos seguir trabajando duro para producir incluso mejores productos, pero dejando una huella de carbono más pequeña, lo que significa pensar en la sostenibilidad de nuestros productos, de nuestras operaciones y de nuestros programas de I+D».

Jens Birgersson

Grupo ROCKWOOL
Director general
photos, germany, schrägdach broschüre, family, happy, inside, pyjama

El edificio circular

Junto a Arup, Frener & Reifer y BAM, y con el apoyo de The Built Environment Trust, el Grupo Rockwool mostró un prototipo del edificio más avanzado y reutilizable jamás construido en el Festival de diseño de Londres de 2016. Diseñadores y fabricantes subieron información a una base de datos de materiales en la nube que alimenta un sistema de modelación de información de edificios (BIM) que puede verse a través de códigos QR que se muestran en el interior del edificio ‘circular’.