Más alimentos a partir de menos agua

El cultivo hidropónico en invernaderos ofrece una mayor producción con menos recursos

Cómo reducir el agua necesaria en la agricultura

Tan solo un 1 % del agua potable del mundo está disponible para consumo humano. Y de este 1 %, un 70 % se está utilizando para regar cultivos. A medida que la población mundial sigue creciendo y la escasez del agua sigue en aumento, la cuestión que ahora nos es más urgente responder es cómo alimentamos al mundo con unos recursos finitos.

Afortunadamente, ya existen maneras de reducir drásticamente la cantidad de agua que necesitamos para la agricultura. Mientras que se necesitan 60 litros de agua para producir un único kilo de tomates cultivados al aire libre, la cantidad desciende a 15 litros en cultivos hidropónicos en invernaderos, y a tan solo 4 litros por kilo cuando utilizamos la tecnología más avanzada en agricultura de interiores. Aplique ahora este cálculo a la producción mundial de tomates y verá cómo el ahorro potencial de agua que podría generarse únicamente con este cultivo es realmente impresionante.

Cultivo hidropónico en invernaderos

Las soluciones de medios de cultivo de lana de roca Grodan han sido diseñadas para facilitar los Cultivos de precisión1, una filosofía de cultivo sostenible que garantiza que las plantas crezcan justamente lo necesario, ni más ni menos. Este enfoque permite que los agricultores puedan cultivar en espacios interiores con un uso máximamente eficiente del agua.

A fin de generar una mayor sensibilización sobre mejores prácticas en el cultivo hidropónico en invernaderos, Grodan y la compañía de tecnología climática Priva publicaron en 2016 una guía de mejores prácticas para la gestión del agua en invernaderos llamada Best-Practice Guidelines For Greenhouse Water Management.2 Con el fin de ayudar a los agricultores a reducir su impacto medioambiental, estas directrices explican cómo una gestión adecuada del agua y los nutrientes, combinada con el reciclaje del agua drenada en los invernaderos, puede reducir el uso de fertilizantes, de los costes asociados y de la generación de residuos.

En un momento en que los agricultores se enfrentan a unos recursos más limitados y una normativas más exigentes, estas soluciones ofrecen una manera innovadora de producir más con menos.

 

 
Agua disponible
0

Solo el 1 % del agua potable del mundo está disponible para beber

Irrigación de cultivos
0

Del cual un 70 % se utiliza para regar cultivos

Agua necesaria
0

Hasta 15 veces menos de agua es la cantidad necesaria para cultivar tomates en cultivos hidropónicos en invernaderos