La oficina que es tan silenciosa como parece

Con una buena acústica, las oficinas abiertas se convierten en lugares de trabajo agradables.

Universidad del Sur de Dinamarca (SDU), Facultad técnica de Odense (Dinamarca).

Descubrimos un espacio con todos nuestros sentidos. Por ello, ¿no deberían invertir los arquitectos el mismo tiempo en cómo «suena» un espacio que en su apariencia? La acústica de la oficina es la segunda característica física más importante que afecta a la productividad en el lugar de trabajo (después de la luz). A medida que evolucionamos hacia una «economía del conocimiento» en la que el éxito depende cada vez más de la productividad y la satisfacción humanas, el ruido en la oficina se está convirtiendo en una cuestión fundamental para las empresas.

La acústica se ha convertido en algo especialmente problemático en las oficinas abiertas que muchas empresas utilizan actualmente. Como explica Søren Peter Lund, investigador en jefe en el organismo danés que examina el entorno laboral:

"La falta de privacidad en una oficina abierta hace que los trabajadores se sientan observados en todo momento y puedan percibir los ruidos a su alrededor como una amenaza y una intrusión. Especialmente, cuando hay gente hablando alrededor resulta muy difícil concentrarse. La calidad acústica de una sala es uno de los factores principales a tener en cuenta a la hora de diseñar espacios que se usen para tareas tanto cognitivas como comunicativas".

Cómo ajustar la acústica

De hecho, los estudios demuestran que los empleados de una oficina abierta son un 15 % menos productivos porque tienen problemas para concentrarse y las pequeñas distracciones les hacen perder más de 20 minutos de trabajo concentrado cada día. Si se ajusta la acústica, sin embargo, la productividad en una oficina abierta mejora. Los empleados se concentran alrededor de un 50 % más y se distraen aproximadamente un 50 % menos. Cometen un 10 % menos de errores y sus niveles de estrés se reducen en más de una cuarta parte1.

El uso de material que no refleje el ruido, por ejemplo, en techos y paredes, puede ayudar a reducir el grado de reverberación del habla, reduciendo el ruido a niveles confortables. La acústica aplicada puede ayudar a resolver el delicado reto de crear un entorno laboral flexible y atractivo en el que los empleados puedan trabajar felices y sin distracciones.

 

1: David M. Sykes, "Productivity: How Acoustics Affect Workers’ Performance In Offices & Open Areas"

Productividad
0

menos de productividad en oficinas abiertas

Pérdida de trabajo
0

minutos de trabajo concentrado es el tiempo que pierde cada persona al día debido a distracciones

Precisión
0

más de concentración y un 51 % menos de distracciones con una mejor acústica de la sala