Baje el volumen

La gente está más sana y es más feliz cuando la contaminación acústica está bajo control

GettyImages-578189527_super

No todo el ruido es malo, tal y como le aseguraría cualquier persona a la que le guste oír música a gran volumen. Pero el ruido indeseado, lo que denominamos contaminación acústica, supone una auténtica amenaza para la salud y el bienestar humanos. 

El ruido puede afectar al sueño, aumentar el ritmo cardíaco y la presión arterial, e incluso influir en las destrezas motoras y las funciones cognitivas. Según la Agencia Europea de Medioambiente (AEMA), 10 000 muertes anuales en Europa  pueden atribuirse al ruido. Y no solo eso, ya que se calcula que el coste anual de la contaminación acústica en Europa alcanza los 52 000 millones de dólares.  

Como respuesta, la AEMA y la Organización Mundial de la Salud han establecido los niveles de ruido máximos a los que deberían estar expuestos los europeos. Recomiendan unos niveles nocturnos de no más de 40 dB (actualmente, un tercio de los ciudadanos europeos están sometidos a 55 dB), y 65 dB durante el día.  Algunos municipios se están dando cuenta de ello y están imponiendo restricciones a los niveles de ruido, por ejemplo, en eventos nocturnos.

Se ha reconocido que la exposición al ruido puede causar molestias y la perturbación del sueño, teniendo ambos aspectos un importante impacto en la calidad de vida.
Fuente: Noise Policy Statement for England (NPSE)

Un diseño saludable

La estructura de un edificio influye en gran medida en los niveles de ruido y esto lo admiten cada vez más los arquitectos, los propietarios de edificios y los profesionales de la salud cuando se habla de “diseño saludable”. Muchos empleados aseguran que las oficinas abiertas, por ejemplo, alteran su capacidad de concentración, en parte debido a la exposición al ruido. Cuando un espacio está destinado a tareas comunicativas o cognitivas, su rendimiento acústico es una de las consideraciones de diseño más importantes. 

Los materiales son una parte importante de la solución. Si las superficies permiten que las ondas sonoras reboten de vuelta al espacio, pueden crear un entorno interior ruidoso. Los materiales con absorción acústica, por otra parte, pueden gestionar los niveles de ruido ambiental, mientras que el aislamiento acústico puede evitar que el ruido pase de un espacio a otro. 

Al eliminar la contaminación acústica, los edificios bien diseñados pueden contribuir en gran medida a la mejora de la calidad de vida de millones de personas.

BP-DK-Bestseller-Aarhus-13470

Oficina de Bestseller, Aarhus.

Faculty of Philology, University of Lodz

Facultad de Filología de la Universidad de Lodz (Polonia).

BP-DK-Bestseller-Aarhus-13478

Oficina de Bestseller, Aarhus.

Coste
0

millones de dólares es el coste anual de la contaminación acústica en Europa.

Muertes
0

muertes atribuidas al ruido en Europa anualmente

Nivel de ruido
0

es el nivel de ruido recomendado durante el día