ROCKWOOL PARTICIPA EN TECNIACÚSTICA 2013 CON EL “LOW COST” DEL ACONDICIONAMIENTO ACÚSTICO.

02 octubre 2013

Estos días se celebra en Valladolid el 44º Congreso Español de Acústica “TécniAcústica”, un encuentro organizado por la Sociedad Española de Acústica, que pretende reflexionar sobre la problemática del ruido en las viviendas. En él colaboran distintos organismos, entidades y empresas que expondrán su punto de vista desde diferentes campos de la acústica, con el fin de encontrar soluciones comunes para todos los estados de la Unión Europea.

El ruido es una de las mayores preocupaciones de la sociedad actual, sobre todo cuando se genera en el hogar, dificultando el confort y el relax de los ciudadanos. Otros edificios, como escuelas o lugares de trabajo, también conviven, en ocasiones, con un ambiente acústico poco adecuado. La normativa europea concibe el acondicionamiento acústico como un requisito indispensable para los edificios de nueva construcción; sin embargo, no es posible poner en común las prácticas de cada país, ya que en todos se aborda de manera distinta.

Por ese motivo, TecniAcústica busca ser un foro de debate donde diferentes profesionales del sector puedan intercambiar experiencias, haciendo que todos conozcan la labor realizada por otros compañeros del sector, y facilitando la tarea de fabricantes, legisladores y constructores, entre otros.

Un capricho: el confort acústico “low cost”

Así se titula la ponencia que ofrecerá Jordi Bolea, de ROCKWOOL, el próximo viernes día 4 de octubre. Ésta girará en torno al concepto de “low cost” dentro del acondicionamiento acústico de los edificios, entendido desde una perspectiva de ahorro de energía y retorno de la inversión realizada con el aislamiento.

Generalmente, el problema del ruido se soluciona cerrando puertas y ventanas. Pero eso ocasiona un malestar, en muchos casos, térmico, que hace que tengamos que usar aparatos de refrigeración para poder conseguir el confort deseado. Exigir niveles acústicos en la construcción de obra nueva es una buena solución al problema. Para los edificios ya construidos, lo ideal es apostar por la rehabilitación.

Para Jordi Bolea, una parte de la solución pasa por aprovechar las ayudas económicas que se conceden para estrategias de ahorro energético y aplicarlas en problemas de insonorización, de modo que mejoramos el confort acústico  y térmico al mismo tiempo obteniendo una mejora acústica “low Cost”.

Para finalizar, concluye que “apostando por el acondicionamiento acústico se estará realizando en cada hogar una solución de doble vía, por un lado la reducción del ruido ambiente y, por otro, un triple ahorro que empieza desde la reducción del uso de aparatos de calefacción hasta, por consiguiente, una reducción de las emisiones de gases contaminantes y un ahorro económico relevante”.