ROCKWOOL Peninsular obtiene la certificación internacional ISO 14001.

05 febrero 2013

ROCKWOOL Peninsular ha conseguido recientemente la certificación internacional ISO 14001 (norma de Gestión Ambiental) como resultado de una estricta auditoría guiada por AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación). Esta certificación es un paso importante para la obtención del reconocimiento EMAS (Eco-Management and Audit Scheme).

El procedimiento del sistema de auditoría ha incluido una revisión detallada de todos los procedimientos escritos de la empresa, controles operacionales, objetivos medioambientales y las iniciativas de mejora, así como entrevistas en profundidad a los empleados, las observaciones de las instalaciones y el desempeño ambiental.

Este logro reconoce la importancia y el compromiso que la compañía tiene con el medio ambiente y el impacto del proceso en la zona. Santiago Osés, director de la planta, comenta que “el éxito en la obtención del certificado ha sido posible gracias a dos factores principales: el compromiso de todos los empleados como un factor clave en el actual escenario mundial y a la convicción del equipo directivo de la importancia de la obtención de estos desafíos para posicionarnos dentro de la línea de la sostenibilidad industrial”

Compromiso ambiental desde los inicios

Desde sus inicios ROCKWOOL ha destacado por su filosofía y sus valores de compromiso ambiental, lo que le convierte en una empresa socialmente responsable, líder y pionera en estos aspectos. 

Buena muestra de ello es que ROCKWOOL Peninsular fue la primera empresa, entre los fabricantes de lanas minerales (lana de roca y fibra de vidrio), en obtener en abril de 2008 la Autorización Ambiental Integrada (AAI), que recientemente ha sido revisada y actualizada. 

Otro hito relevante en la historia de Caparroso fue el lanzamiento del programa Engloba, cuyo objetivo principal fue y sigue siendo trabajar en un sistema productivo aún más respetuoso con el medioambiente y que además proporciona un producto mucho más respetuoso con el mismo. 

Sin embargo, ya mucho antes se habían desarrollado acciones relacionadas con una gestión eficiente de los recursos naturales, tales como la reducción del consumo de agua de red aprovechando al máximo toda el agua pluvial que se recoge en la planta e incorporándola al proceso productivo, la transformación de subproductos de otros procesos externos en materias primas para el nuestro, dándoles una valorización, la búsqueda de alternativas viables y ambientalmente sostenibles que permitan una máxima gestión interna de los subproductos generados en nuestro proceso (reintroducción de la cava en el proceso, así como los finos de escoria, basalto, etc), y recientemente, una racionalización y optimización en el consumo eléctrico en planta, que se ha traducido en una potente inversión y cuyo ejemplo más claro es el nuevo sistema de iluminación en planta y campa logística.

Además de trabajar a nivel de proceso, también se trabaja a nivel de producto, y como ejemplo está el hecho de haber sido el primer fabricante de lana de roca en conseguir una ecoetiqueta EPD tipo III para el producto Confortpan 208 ROXUL. Esta ecoetiqueta se basa en una Declaración Ambiental de Productos de Construcción que premia a aquellos que son más respetuosos con el medio ambiente en toda su vida útil. 

Objetivo: lograr el reconocimiento EMAS (Eco-Management and Audit Scheme)

Todas estas acciones, y otras muchas que se desarrollan en el día a día, junto con el esfuerzo y el tesón puesto en el empeño, son las que han llevado a la planta de Caparroso a lograr la prestigiosa certificación ISO14001. De todos modos, la consecución de esta certificación debe verse, no como un fin en sí mismo, sino como el punto de arranque para otra serie de acciones que conviertan a ROCKWOOL Peninsular en un referente a nivel nacional en temas ambientales