ROCKWOOL con la reducción de emisiones de CO2

16 abril 2014

ROCKWOOL Peninsular se ha adherido al programa de Acuerdos Voluntarios por la reducción de emisiones de efecto invernadero, impulsado por el Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya. Con ello, ROCKWOOL se compromete a realizar y validar anualmente su inventario de emisiones de CO2, así como a llevar a cabo acciones que las minimicen.

 Según afirma Jordi Bolea, responsable de relaciones institucionales de la compañía, “para nosotros, formar parte de estos acuerdos es sinónimo garantía y de calidad, y demuestra nuestra implicación en el cuidado medioambiental para frenar el cambio climático, un compromiso que ROCKWOOL mantiene desde sus orígenes”.

 Además del valor añadido que otorga a las empresas miembro, la adhesión al programa suma otras ventajas como la mejora de la competitividad, el ahorro energético y la mejora de la gestión ambiental. 

Junto a ROCKWOOL, forman parte de este programa más de 100 empresas e instituciones de toda Catalunya, especialmente de los sectores de energía, agua, residuos, transporte y agroalimentario. Para este año, ya se han puesto en marcha más de 500 actuaciones relacionadas con la eficiencia, la introducción de energías renovables o la optimización del consumo eléctrico, entre otras.

 Para ROCKWOOL la construcción tiene un papel fundamental en el desarrollo sostenible, ya que los edificios son responsables de prácticamente un 33-50% del consumo energético total de la sociedad. Por ello, Jordi Bolea comenta que “nuestra labor como empresa líder en aislamiento es que los edificios estén correctamente acondicionados, tanto térmica como acústicamente, para reducir el consumo de aparatos eléctricos en el hogar, generalmente aquellos de refrigeración o calefacción”.  

 Además, “es necesario que empresas e instituciones sigan apostando por la lucha contra el cambio climático y las animamos a formar parte de este programa. De todas maneras, el cambio empieza por uno mismo, con lo que todos debemos concienciarnos con el uso racional de la energía”, concluye Bolea.