EL GRUPO ROCKWOOL APOYA EL ACUERDO DE LA COP21 CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

21 diciembre 2015

El Grupo ROCKWOOL celebra el acuerdo global contra el cambio climático en el que los gobiernos firmantes se han fijado el objetivo a largo plazo de lograr que el aumento de la temperatura media global se mantenga por debajo de los 2ºC con respecto a los niveles preindustriales. Para poder dar cumplimiento al objetivo del pacto, los gobiernos de los países que forman parte de este acuerdo histórico se reunirán cada cinco años para revisar los progresos realizados y fijar nuevos objetivos aún más ambiciosos basados en las recomendaciones de los científicos. Aunque el acuerdo no contiene ninguna medida legalmente vinculante, 185 países han presentado ya en la ONU sus planes nacionales contra el cambio climático, por lo que confiamos que estarán empezando a dar los primeros pasos para implementar dichos planes. Unos planes que, además, deberán ir acompañados necesariamente de las correspondientes iniciativas políticas.

Susanne Dyrbøl, responsable de Relaciones Institucionales del Grupo ROCKWOOL, ha hablado sobre las repercusiones del acuerdo en el sector: «Estamos convencidos de que este acuerdo tendrá un impacto positivo en el sector del aislamiento a largo plazo. Mejorar la eficiencia energética de los edificios será clave para reducir significativamente las emisiones de CO2. A escala global, los edificios son responsables de un tercio del consumo energético total así como de aproximadamente un tercio de las emisiones globales de dióxido de carbono. Teniendo en cuenta que en 2050 se espera que haya 2.500 millones de personas más viviendo en las ciudades de todo el mundo y que mejore el nivel de vida de la población, está claro que el consumo energético se disparará.

Según la Agencia Internacional de la Energía (IEA), si no se toman medidas para mejorar la eficiencia energética en el sector de la construcción, para 2050 se espera un aumento del 50% en la demanda de energía con respecto a los niveles actuales. No obstante, gracias a la tecnología de que disponemos, esta cifra podría reducirse un 10%, principalmente mediante la mejora de la eficiencia energética de los edificios.»

Así pues, el cumplimiento de los objetivos climáticos a nivel global y el éxito de la transición hacia un mundo más verde pasan inevitablemente por hacer un mayor esfuerzo para reducir la creciente demanda energética en el planeta.

Es probable que, a corto plazo, el impacto de este acuerdo en el mercado del aislamiento no sea muy grande, pero sí lo será, sin duda, a largo plazo.