ROCKWOOL COMBINA AHORRO Y EFICIENCIA ENERGÉTICA

05 marzo 2015

Hoy 5 de marzo es el Día de la Eficiencia Energética, instaurado en Austria en 1998 con el objetivo de recordar a los ciudadanos, empresas e instituciones, la importancia creciente de realizar un consumo responsable de la energía. Jordi Bolea, responsable de relaciones institucionales de ROCKWOOL Peninsular, filial española de la empresa danesa fabricante de lana de roca y proveedor de sistemas, nos habla de que supone la eficiencia energética en la construcción y como esta puede contribuir muy positivamente en la sostenibilidad del planeta.

La eficiencia energética en la construcción

Se habla mucho de eficiencia energética a nivel de ciudadanía aplicada a unos buenos hábitos de consumo, como aprovechar al máximo la luz solar, apagar la calefacción y aires condicionados por la noche, etc. A día de hoy, la eficiencia energética tiene que ir mucho más allá y se tiene que conseguir mediante la tecnología. Según Jordi Bolea “Las tecnologías actuales de la construcción de edificios permiten la construcción de estos, sin que sus costes sean  superiores a los de los edificios convencionales”. De hecho, el portavoz de ROCKWOOL destaca que “esta tecnología está disponible ya no es para una minoría, es para el público en general” y que precisamente se tiene que fomentar su uso.

“Aunque la rehabilitación en términos de eficiencia energética de un edificio antiguo sea un inversión importante, en ROCKWOOL demostramos que esta inversión se amortiza con relativa rapidez con el ahorro energético que se consigue”, comenta Jordi Bolea. Además, Bolea apela al uso de materiales sostenibles como la lana de roca, “un producto fabricado a partir de materiales naturales, reciclables y respetuosos con el medioambiente”.

Eficiencia sin olvidar el confort

Desde ROCKWOOL no se visualiza la sostenibilidad y la eficiencia energética si esta no va acompañada del confort del usuario. La eficiencia energética no se tiene que convertir en un sacrificio, todo lo contrario. La construcción sostenible es una forma de vida más confortable. “El confort térmico y acústico en el interior de una vivienda son premisas irrenunciables”, explica Jordi Bolea. Los productos ROCKWOOL no renuncian al confort gracias a las propiedades naturales de la lana de roca.     

Eficiencia, confort y seguridad

Finalmente la otra premisa no negociable para ROCKWOOL es la seguridad de los edificios. Jordi Bolea apunta que “la lana de roca ofrece una gran seguridad contra los incendios ya que se trata de un material incombustible y por lo tanto contribuye a la no propagación de los incendios”. En ROCKWOOL “no se entiende la construcción sostenible si esta es efímera”.